15/10/17

Adicción a los videojuegos [15-10-17]


Adicción a los videojuegos

Hay algunos casos en los que los niños han llegado a perder la dimensión de la realidad y del tiempo como consecuencia de tener los mandos en sus manos más de lo debido

Los niños han dejado de lado la ilusión de tener una bicicleta nueva y se han pasado a las pantallas. Concepción Ruipérez Cebrián, pediatra del Hospital Quirón de Torrevieja, explica cómo afecta el uso excesivo de los videojuegos en la salud infantil, aunque un consumo prudente y moderado tiene ventajas

El chip electrónico viene ya perfectamente instalado en las nuevas generaciones y eso hace que los niños tengan mayor capacidad que los adultos para manejar las nuevas tecnologías. La televisión, Internet y, sobre todo, los videojuegos, son los culpables de que, cada vez más, haya una enorme pasión por las pequeñas pantallas.

"Es cierto que las consolas pueden convertirse en una forma de entrenamiento para la mente, pero su uso excesivo puede conducir a graves problemas de salud que son fáciles de prevenir", afirma la doctora Ruipérez.

Las compañías diseñadoras de videojuegos son conscientes de que, al crear algo que contenga un elemento adictivo, sus ventas aumentan considerablemente. Los niños se dedican a intentar pasar de nivel y esto les hace interactuar de manera desmesurada con estos dispositivos.

Hay algunos casos en los que los niños han llegado a perder la dimensión de la realidad y del tiempo como consecuencia de tener los mandos en sus manos más de lo debido

Todos sabemos que este tipo de entretenimiento genera grandes problemas en la salud infantil, pero, si se utiliza con precaución, podemos obtener también beneficios.

"Las ventajas no son lo que más destacan en los videojuegos, pero es verdad que los niños pueden llegar a agudizar la actividad deductiva. Se estimula la lógica, la agudeza visual y se desarrolla también una mayor rapidez en los actos reflejos", señala la especialista en pediatría.

Hay que decir que las facultades que se consiguen gracias a un uso controlado de los aparatos electrónicos son, sobre todo, de coordinación ojo mano, de razonamiento lógico y de capacidad de decisión. Además, el niño podría también ser capaz de trabajar mejor en equipo y de enfrentarse a los retos.

A pesar de estas posibles ventajas, lo que da más que hablar son los riesgos que pueden provocar los videojuegos.

Según Concepción Ruipérez, "la adicción a los juegos virtuales hace que los niños desechen otro tipo de actividades, como es la actividad física, lo que más escasea entre la población infantil de la sociedad actual. Hay poca actividad física en los colegios, y menos aún en las casas. Ahora los niños no juegan en los parques y ya no hacen más de dos o tres horas semanales de ejercicio."

La tendencia al sedentarismo y a la obesidad en la infancia es uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los niños adictos a los videojuegos. Ellos evitan al máximo cualquier tipo de actividad al aire libre por su permanente interés en el juego.

Pueden estar constantemente frente a la pantalla y encontrar en la comida rápida una solución para no dejar de jugar. El riesgo de sufrir enfermedades de corazón como los altos niveles de colesterol o la hipertensión es latente en aquellos niños que tienen mayor afición por los videojuegos.

"Se están dando numerosos casos de obesidad infantil y esto produce alteraciones cardiovasculares que, inicialmente, pueden no verse, pero que pueden llegar a provocar infartos de miocardio en la edad adulta joven"

En muchas ocasiones, los niños tienen insomnio porque utilizan de forma exagerada las videoconsolas. Además, si son utilizadas antes de la hora de dormir, producen alteraciones en el sueño, tanto en su estructura como en la conciliación del mismo.

Esto suele afectar al rendimiento escolar, a la habilidad emocional y a las relaciones familiares. "La Asociación Española de Pediatría recomienda menos de dos horas de videojuegos al día y nunca antes de ir a dormir", apunta la doctora Ruipérez Cebrián.

La salud mental también se deteriora por el uso desmedido de este tipo de tecnología, pues, si no existen unos límites, puede intensificarse la posibilidad de que los niños se enfrenten a un mayor aislamiento social.

La ansiedad, la irritabilidad y la ira son otros de los síntomas que señalan una posible adicción al uso de los dispositivos electrónicos.

"Al tener un estímulo permanente que crea una gran adicción, se pierde el contacto social. Hay niños que no tienen facilidad para relacionarse con los demás y encuentran en este tipo de entretenimiento un incentivo para ello"

Siempre es bueno conocer los riesgos de salud que corren los pequeños de la casa y, sobre todo, a la hora de jugar, un momento clave en su día a día.

13/10/17

¿Por qué se engorda al dejar de fumar? [13-10-17]


¿Por qué se engorda al dejar de fumar?

Hay factores que al dejar de fumar predisponen a ganar peso. Dejar el tabaquismo afecta a las hormonas, al sistema nervioso, al sentido del gusto y del olfato, a la capacidad de digerir y asimilar los nutrientes de los alimentos. En el aspecto psicológico, influye en el padecimiento de ansiedad e insomnio que de alguna forma hay que combatir, y comer da la sensación de que se superan.

¿Qué sucede en nuestro cuerpo cuando se deja de fumar?

La nicotina es el componente más Adictivo del tabaco. En la persona que fuma, dicha sustancia actúa disminuyendo su apetito, los movimientos musculares a lo largo de todo el sistema digestivo (en especial a nivel de estómago e intestino), necesarios para la digestión de los alimentos. Actúa también reduciendo la función de la vesícula biliar -almacén de bilis- necesaria para la asimilación de las grasas-, y de otras secreciones digestivas, lo que dificulta el aprovechamiento de los nutrientes de los alimentos.

No sólo la nicotina, sino el resto de componentes del tabaco, actúan sobre nuestro organismo. Por ello, cuando se deja de fumar el cuerpo acusa una serie de efectos a distintos niveles, como son:

Aumenta el estrés y la ansiedad, por un estímulo extra del sistema nervioso (se produce más adrenalina) lo que puede conducir a comer más de lo debido, y sobre todo peor, o alimentos más calóricos y menos nutritivos.

Mejora el sentido del gusto y del olfato. Se disfruta más de lo que se come. Esto puede hacer que se coma más cantidad de alimentos de los que se está acostumbrado, haciendo la dieta más calórica.

La digestión y el aprovechamiento de los nutrientes es más eficaz. El consumo de tabaco se acompaña de una mayor secreción ácida en el estómago. Cuando se deja de fumar los niveles de estas sustancias ácidas se normalizan y mejora el movimiento de las paredes intestinales con lo cual aumenta la absorción de los alimentos y mejora su asimilación.

Aún así, si se lleva a cabo una alimentación adecuada y se realiza algo de ejercicio, dejar de fumar no implica que forzosamente se vaya a engordar.

6/10/17

La insana adicción al poder [6-10-17]


La insana adicción al poder

Ostentar un cargo durante mucho tiempo o con una gran responsabilidad puede llevar a una dependencia excesiva

"El logro, el poder, es una de las motivaciones sociales básicas. Por lo que, por supuesto, se puede tener una adicción al poder", asegura a EL MUNDO Guillermo Fource, presidente de Psicólogos sin Fronteras. Se trata de una necesidad permanente de estar en lo más alto, de tener relevancia. "Es como una adicción sin drogas", aclara. Una adicción que en algunos casos puede asemejarse a las personas enganchadas al juego o al sexo. Al igual que en éstas, la motivación no es tanto la recompensa sino el mantenimiento y el proceso. El poder llama al poder y cuando consigues algo, quieres más.

Del mismo modo lo expone el psicólogo Manuel Nevado, miembro de Psicólogos sin Fronteras de Madrid. "El poder genera mucha adicción porque te crees omnipotente y omnipresente pero, cada persona tiene su propia forma de expresarlo". A unas se les nota más que a otras. Hay dos rasgos de personalidad muy característicos que se asocian con esta ambición: la narcisista y la paranoide, entendida esta última como o estás conmigo o contra mí. "Piensan que todo gira en torno a ellos y que pueden hacer lo que quieran sin rendir cuentas a nadie, ni siquiera a los de su propio bando. Tienen una personalidad muy totalitaria. Hay veces en las que se pierde el rumbo y hasta la referencia de los tuyos", explica.

Pero lo peor viene cuando el poder se pierde. "Cuando te planteas metas a largo plazo y ves que las pierdes en un corto periodo de tiempo, es duro", añade Nevado. Cuando se frustran los sueños, la persona siente ira, enfado, sentimiento de culpa e, incluso, malestar físico como ansiedad. Les cuesta dar un paso atrás y reconocer las cosas. "Cuando se ha tocado techo es mucho más difícil aceptar que ya no estás ahí", afirma. Por ejemplo, el caso de los ex presidentes del Gobierno como Felipe González o José María Aznar. "A veces, parece que siguen creyendo que mandan, cuando puede que sean más honoríficos que otra cosa", expone. Pero, sobre todo, ese no aceptar la realidad se evidencia mucho más cuando los de tu propio partido hacen todo lo contrario a ti. Y alude como ejemplo al reciente revuelo de Esperanza Aguirre: "El caso de Aguirre es quizá muy evidente, pues quiere conseguir a toda costa la alcaldía de Madrid sin aceptar la realidad, perdiendo incluso su punto de referencia. Mientras que otros cargos, como Alberto Fabra en Valencia, han dimitido después de las elecciones".


Apoyo psicológico

Uno de los puntos básicos en las adicciones es que la persona no reconoce su problema. No se da cuenta. Sólo cuando sus allegados son capaces de verlo y de ponerle los pies en la tierra, puede aceptar la realidad. O bien, con ayuda profesional. De hecho, "en todos los partidos debería haber un equipo de psicólogos para ayudar a dirigir y a tomar ciertas decisiones", opina Nevado.

Las personas con adicción al poder, al igual que en otras, no sólo no reconocen el problema sino que toda su vida gira en torno a conseguir ese poder, con pensamientos obsesivos -que no una obsesión- y con tendencia al aislamiento. Se despreocupan de otras facetas de su vida, como la relacional o la del ocio. "Es importante en estos casos concretos de políticos asumir la realidad, sea la que sea", insiste Nevado. 

La adicción al poder sería, por tanto, una ambición desmedida, aunque tener ambición en la vida no siempre es malo sino, a veces, todo lo contrario. "Se trata de un elemento positivo en las personas, siempre y cuando esté bien definida por principios y por fines, y se empleen las metodologías adecuadas para conseguir esos fines", explica Jesús de la Gándara, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital General de Burgos.

Tener ambición es positivo para la adaptación del ser humano. Sin embargo, cuando esa ambición está mal definida y está basada en el egoísmo y en el beneficio propio, se vuelve perjudicial. Del mismo modo lo explica la psicóloga especialista en deporte, Patricia Ramírez: "La ambición es positiva cuando nos sirve para crecer, pero cuando pierdes el miedo a pasar ciertos límites, cuando quieres más de lo que tienes y te vuelves deshonesto, entonces la gente pierde la confianza en ti. Y ese elemento es uno de los motivos principales por el que la gente deja de creer en un político".

Generalmente el ansia de poder, como cualquier emoción, "aparece cuando está en tu horizonte de posibilidad alcanzarlo. Aunque en las sociedades actuales bajo el dogma todo es posible si te lo propones, también existe la ilusión de poder", apunta el psicólogo Rubén González.

27/9/17

Las cabinas de bronceado pueden crear adicción [21-9-17]

.
Las cabinas de bronceado pueden crear adicción

La actividad cerebral y el flujo de sangre, similares a la de los adictos a las drogas

Las personas que utilizan frecuentemente las cabinas de bronceado presentan cambios en el cerebro y en el comportamiento similares a los de los adictos, según una investigación de la University of Texas Southwestern Medical Center (Estados Unidos), que se publicará en el próximo número de 'Addiction Biology'.

Según el estudio, la actividad cerebral y el flujo de sangre observados en los usuarios de las cabinas de bronceado son similares a los presentados por las personas adictas a las drogas y el alcohol.

Las personas que utilizan frecuentemente las cabinas de bronceado podrían estar estimuladas por una adicción neurológica, lo que podría explicar que sigan utilizando estas cabinas a pesar de que aumentan el riesgo de desarrollar melanoma, la forma más letal de cáncer de piel.

"El uso de cabinas de bronceado tiene efectos de recompensa en el cerebro con los que la gente puede sentirse obligada a seguir con esta actividad a pesar de ser mala para ellos", explica el profesor de psiquiatría y autor principal del estudio, el doctor Byron Adinoff, y añade que, una pregunta que se debe hacer en este campo es, "¿si algo es gratificante, puede ser también adictivo?".

Cerca de 120.000 nuevos casos de melanoma se diagnostican en Estados Unidos cada año, según datos de la Fundación de Cáncer de Piel. Las personas menores de 30 años que utilizan la cabina de bronceado una media de 10 veces al año tienen ocho veces más riesgo de desarrollar melanoma maligno. A pesar de que el conocimiento público de estos peligros ha crecido, también lo ha hecho el uso regular de las cabinas de bronceado.

En este estudio, los participantes utilizaron las cabinas de bronceado en dos ocasiones: una vez fueron expuestos a la radiación ultravioleta y otra vez a filtros especiales que bloquean la exposición a la radiación ultravioleta. Los participantes no sabían en qué sesión habían recibido la exposición real a rayos ultravioleta o la filtrada.

Además, en cada visita, a los participantes se les preguntó, antes y después de cada sesión, cómo de bronceados se sentían y se les administró un compuesto para medir el flujo sanguíneo cerebral mientras se bronceaban.

Adinoff, asegura que "el siguiente paso es crear una tecnología para promover cambios en el estudio del cerebro entre los usuarios frecuentes".

20/9/17

Los adictos al trabajo no tienen un mayor rendimiento laboral [20-9-17]


Los adictos al trabajo no tienen un mayor rendimiento laboral

Los que son apasionados pero no llegan a obsesionarse con él tienen resultados más positivos
 Un estudio de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y la Universidad Erasmus de Rotterdam (Países Bajos) han demostrado que aquellos trabajadores adictos al trabajo que le dedican muchas horas no consiguen mejores rendimientos. Y al contrario, los que son apasionados con su empleo pero no llegan a obsesionarse con él obtienen resultados más positivos.

Así se desprende de los resultados de un estudio publicado en 'Journal of Managerial Psychology' en el que han participado 180 empresarios españoles, que muestra que la adicción al trabajo no solo no repercute positivamente en los resultados de la empresa sino que los empeora.

"Puede producir conflicto en la relación familia-trabajo, problemas en las relaciones de pareja, empeorar la salud y el bienestar e incrementar los errores laborales", ha reconocido Juan Antonio Moriano, investigador del departamento de Psicología Social y de las Organizaciones de la UNED y uno de los autores del trabajo.

De los emprendedores encuestados, todos ellos dueños de sus negocios, el 84 por ciento tenía al menos un empleado y pertenecían a los sectores financiero, de consumo, informático, de transporte y de comunicaciones. El 59,1 por ciento eran hombres, casi la mitad con título universitario, de una edad media de 42 años y con más de 18 años de experiencia laboral.

Los investigadores diferenciaron entre dos tipos de perfiles: los adictos al trabajo y los involucrados. La principal diferencia entre ambos es que los empresarios que se involucran son aquellos que trabajan con pasión, pero no se obsesionan, y consiguen desconectar y extraer emociones positivas de su empleo.

Los adictos, al contrario, nunca están satisfechos con ningún resultado, no pueden dejar de pensar en el entorno laboral (incluso en su tiempo libre), dedican más horas de las debidas a su negocio y no sienten emociones positivas con el trabajo hecho.

De este modo, vieron que la adicción al trabajo, a diferencia del compromiso laboral produce emociones negativas. "Estas emociones, a su vez, afectan negativamente al crecimiento del negocio y al éxito del mismo", ha destacado Moriano. En este sentido, sacrificar aspectos de la vida por la empresa produce sentimientos de culpa, ansiedad y malestar en el empresario, lo que repercute negativamente en el rendimiento del negocio.

En el caso de la implicación con el trabajo ocurre justo lo contrario, puesto que se producen emociones positivas, lo que conduce a resultados favorables para el emprendedor y su empresa. "Esta es una lección que los emprendedores deberían aprender antes de desarrollar una adicción al trabajo, que puede tener consecuencias nefastas para ellos, sus negocios y también para sus familias", aconseja el experto.

En su opinión, la dependencia obsesiva con el trabajo es tan negativa para el individuo y su entorno como la adicción al juego, a las drogas o a Internet. Conseguir que esta adicción se transforme en una pasión positiva se puede lograr con un clima laboral agradable, donde directivos y empleados puedan poner en práctica sus competencias y ser creativos "sin miedo a ser sancionados por los errores", ha concluido Moriano

7/9/17

Adolescentes y Adultos Jóvenes con Trastornos de Abuso del Alcohol Tienen Una Corteza Prefrontal Mas Pequeña [7-9-17]


Adolescentes y Adultos Jóvenes con Trastornos de Abuso del Alcohol Tienen Una Corteza Prefrontal Mas Pequeña


Se sabe que los trastornos por uso del alcohol (AUDs) están asociados con anormalidades de la corteza prefrontal, tálamo, y hemisferios cerebelosos en los adultos. Un estudio de estas mismas estructuras cerebrales en adolescentes y adultos jóvenes con AUDs, encontró una corteza prefrontal pequeña. Investigaciones futuras necesitaran determinar si una corteza prefrontal representa una vulnerabilidad, o una consecuencia, a un inicio temprano en la bebida. Los resultados están publicados en el numero de septiembre de Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

"Este es el primer estudio que examina los tamaños de estas estructuras cerebrales en adolescentes y adultos jóvenes,” dijo Michael D. De Bellis, profesor de psiquiatría y ciencias de la conducta y director del Programa de Investigación del Desarrollo Cerebral del Niño Sano en el Centro Médico de la Universidad de Duke.

"Estudios en adultos con alcoholismo han demostrado generalmente pequeño tamaño del cerebro, pero esto es después de muchos años de un consume elevado,” agrega Susan Tapert, profesora asociada de psiquiatría en la Universidad de California, en San Diego. “Antes de este estudio, no era muy claro que en los adolescentes, con befe tiempo de beber, pudieran mostrar algunas diferencias en el tamaño del cerebro. Sin embargo, con casi uno de tres estudiantes de ultimo año de secundaria bebiendo hasta la borrachera al menos una vez al mes, es critico que entendamos precisamente como afecta al cerebro de estos jóvenes.”

Los investigadores usaron imagines de resonancia magnética para medir los volúmenes de la corteza prefrontal, tálamo, y cerebelo en 14 sujetos (8 hombres, 4 mujeres) con AUDs, y en 28 (16 hombres, 12 mujeres) individuos sociodemograficamente similares sin AUDs, conocidos como “controles.” Los adolescentes eran definidos a los comprendidos entre 13 y 17 años de edad, y los jóvenes adultos los de 18 a 21 años. Todos los sujetos con AUDs fueron reclutados de programas de abuso de sustancias, y tenían trastornos coexistentes de salud mental. Los controles fueron reclutados de la comunidad.

"Nuestros hallazgos muestran que los adolescentes y adultos jóvenes con AUDs tenían un volumen de material blanca en la corteza prefrontal mas pequeño comparado con los controles,” dijo De Bellis. "Los volúmenes del vermis cerebeloso, cerebeloso total, hemisferios cerebelosos derechos e izquierdo, puente/tallo y talámico total no difería entre los grupos. Hubo diferencias significativas en cuanto a sexo entre los grupos, en que los hombres con inicio adolescente del AUDs comparados con los controles tenían volúmenes cerebelosos más pequeños, mientras que los dos grupos de mujeres no diferían en volúmenes cerebelosos. También, el volumen de la corteza prefrontal variaba significativamente en correlación con las medidas de consumo de alcohol. Tomados juntos, estos resultados sugieren que una corteza prefrontal pequeña esta asociada con inicio temprano en la bebida en individuos con trastornos mentales comórbidos, lo cual es muy común en adolescentes con problemas con la bebida y drogas.”

"La corteza prefrontal es una región clave para el pensamiento complejo, la planeación, la inhibición, y la regulación emocional,” dice Tapert. "Podría ser que, con menos material blanca en la corteza prefrontal, la información no se transfiera en esta área tan rápido y eficientemente como se necesita para la clasificación de las complejas decisiones que deben hacer los adultos jóvenes. Podría ser mas difícil inhibir las urgencias, retardar la gratificación, y pensar claramente acerca de las consecuencias de las acciones.” Ella agrega que el cerebelo, que es mas pequeño entre los hombres con un inicio adolescente de AUD, “es una región cerebral clave para la coordinación motora y el ritmo y también para integrar y manejar la información y secuenciar las respuestas de conducta.”

De Bellis y Tapert observan que se necesitaran estudios para determinar si una pequeña corteza prefrontal representa una vulnerabilidad a, o una consecuencia de, inicio temprano en la bebida.

"Pudiera ser que la corteza prefrontal de los adolescentes sea mas vulnerable que el cerebro adulto a los efectos negativos de la bebida,” dice De Bellis. "O que la maduración de la corteza prefrontal se impidiera por los efectos neurotóxicos de las substancias sobre el cerebro adolescente. Otra explicación para el pequeño volumen de la materia blanca de la corteza prefrontal de los adolescentes y de los adultos jóvenes con inicio temprano de AUDs es una vulnerabilidad inherente para el retardo en la maduración de la corteza prefrontal que incrementa el riesgo de un empobrecimiento de la función cognitiva ejecutiva y de abuso de substancias en los adolescentes.”

"Además," dice Tapert, "necesitamos conocer el papel de otras enfermedades mentales en las anormalidades del tamaño del cerebro."

De Bellis y sus colegas están actualmente examinando las funciones cerebrales y cognitivas en adolescentes con problemas de abuso de substancias. "Estamos muy interesados en estudiar si el desarrollo del cerebro adolescente y la función cognitiva se normalizan después de un periodo de tiempo de sobriedad,” dijo.

31/8/17

Beber en exceso aumenta un 70% el riesgo de insuficiencia cardiaca

Beber en exceso aumenta un 70% el riesgo de insuficiencia cardiaca


El estudio ha sido presentado en la reunión de la American Heart Association en Orlando.


muyinteresante.es

Las personas que abusan de las bebidas alcohólicas pueden aumentar drásticamente el riesgo de insuficiencia cardiaca incluso si son jóvenes y sanas, concluye el último estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de California en San Francisco (EE.UU.).

Según el trabajo, beber en exceso puede aumentar hasta un 70% las probabilidades de sufrir una insuficiencia cardiaca; de hecho, los efectos más perjudiciales fueron más pronunciados en adultos jóvenes y adultos de mediana edad, todos ellos con buen estado de salud y sin factores de riesgo de enfermedades del corazón.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron los registros de más de 858.000 pacientes tratados en California entre 2005 y 2009 con un rango de edades entre los 30 y los 70 años. El 4% fue diagnosticado como bebedor en exceso y aproximadamente el 12% desarrolló insuficiencia cardiaca congestiva, resultando el abuso del alcohol un excelente predictor de esta patología, incluso después de haber ajustado otros factores de riesgo como la edad, la diabetes, el tabaquismo, la presión arterial o los niveles de colesterol.

“En el caso del alcohol, no creo que sea prudente decir que puedo abusar del alcohol porque soy joven y estoy sano. Puedes estar haciéndote más daño a ti mismo en comparación con otras personas de mayor edad. Tenemos más que perder.Si eres una persona saludable, tu corazón es desproporcionadamente más susceptibles a los efectos tóxicos del alcohol ya que, si tu corazón está enfermo, la toxicidad añadida del alcohol puede no tener un excesivo impacto”, explica Isaac Whitman, líder del estudio.

A la luz de los resultados, los investigadores exponen que beber una copa de vez en cuando puede aportarnos efectos positivos, queda claro que el abuso del alcohol es tremendamente perjudicial para la salud de nuestro corazón.

El estudio ha sido presentado en la reunión de la American Heart Association en Orlando.

17/1/17

Tratando la adicción a internet [17-1-17]

Tratando la adicción a internet

El doctor Elias Aboujaoude trata a pacientes que sufren de una condición particularmente moderna: el uso patológico de la red global. ¿Quiénes sufre de esa aflicción y cómo se les atiende?

Los pacientes del doctor Elias Aboujaoude sufren de una condición particularmente moderna: el psiquiatra trata a usuarios patológicos de internet. Así se lo explicó a la revista BBC Focus.


Los trastornos causados por internet, ¿están reconocidos por el mundo médico?

Todavía no han sido verificados por estudios. Hasta que estos sean llevados a cabo, no podemos calificar con credibilidad algo como un trastorno o patología. Pero lo que mis colegas y yo vemos son personas transformadas en una versión diferente de ellas mismas en linea. Narcisismo, impulsividad, regresión y grandiosidad son trazos de personalidad que emergen en muchos individuos y tienen consecuencias reales sobre su vida fuera de internet.


¿Por qué empezó a tratar trastornos originados por la red?


"Tengo pacientes que son estudiantes de 17 años que son adictos a los videojuegos, y jubilados que se han enamorado de la red"

Vivo en Silicon Valley: el lugar de nacimiento de la red. La gente empezó a venir a nuestra clínica diciendo cosas como "Mi mujer me quiere dejar porque espero que se vaya a dormir para poder revisar mi correo electrónico una vez más". O, "mi jefe me ha amenazado con despedirme por mi inapropiado uso de internet".

Llevamos a cabo el mayor estudio hasta la fecha sobre la adicción a internet que nos mostró que es un fenómeno muy extendido. Y eso fue en 2006, antes de que el uso de Facebook y los teléfonos inteligentes se disparara.


¿Quién es su paciente típico?

Nosotros esperábamos que el típico perfil fuera un varón de unos veinte años, obseso de la informática, pero resultó que la media de edad era los cuarenta y pocos y no había una desproporción entre varones y hembras.

Tengo pacientes que son estudiantes de 17 años que son adictos a los video juegos, y jubilados que se han entusiasmado con la red. Entusiasmados hasta el punto que gastan su dinero en cosas que no necesitan o se juegan sus ahorros.


¿Qué otros problemas observa?


"Pero esto no es como tratar la adicción al alcohol, donde el fin es a menudo parar completamente. Hoy en día no puedes ser un individuo de la sociedad completamente funcional si no tienes conexiones con la red"

Un problema que veo repetidas veces, es personas que construyen perfiles muy exagerados y adornados de ellos mismos para los sitios de búsqueda de pareja por internet.

Un ejemplo es una mujer que tenía cerca de treinta años y era muy ansiosa. Le gustaba la versión liberada y poco cohibida de si misma que colgó en linea, lo cual hizo que le costara más conocer gente en el mundo real. Quería mantener su relación virtual porque así no tenía que ocuparse de las ansiedades que plagaban su vida amorosa real.

Otro paciente empezó a sufrir de depresión cuando perdió a su madre y su trabajo y, como resultado de su baja autoestima, empezó a sospechar que su mujer estaba manteniendo una aventura. Instaló un programa informático que grababa las teclas que pulsaba en su computadora y estuvo monitoreando su comportamiento en linea durante meses. No encontró nada sospechoso, pero acabó sintiéndose culpable hasta el punto de sentir deseos de suicidarse. Algo que parecía una solución rápida intensificó su depresión y casi acabó con su matrimonio.


¿Cómo trata a los pacientes?

"Si buscas en la red "adicción a internet", lo primero que aparece son páginas web diseñadas para desenganchar a las personas de la red. Eso me parece irónico"

Siempre analizamos si existen trastornos psiquiátricos que les ha empujado a mantener esa vida en linea.

Por ejemplo, en el caso de la paciente en el que su ansiedad le empujó a mantener relaciones virtuales, necesitamos tratar el problema primario que es la ansiedad social.

Después tratamos de desengancharlos de su vida en linea buscando actividades alternativas que les pueda aportar la misma estimulación, pero que les aparte de la red.

Pero esto no es como tratar la adicción al alcohol, donde el fin es a menudo parar completamente. Hoy en día no puedes ser un individuo de la sociedad completamente funcional si no tienes conexiones con la red.


¿Utilizan computadoras durante el tratamiento?

Si buscas en la red "adicción a internet", lo primero que aparece son páginas web diseñadas para desenganchar a las personas de la red. Eso me parece irónico.

La mayoría de mis pacientes son adultos y yo no estoy en posición de restringirles el uso de internet contra su voluntad.

Si mi paciente pasa mucho tiempo en una página web en particular que no conozco, la visito con ellos para que me expliquen qué tiene que tanto les atrae. Pero no lo hago de forma rutinaria, y de ninguna manera utilizó programas de tratamientos computarizados en mi trabajo.


¿Cuáles son sus vicios personales en linea?


Soy ciertamente más impulsivo y compro cosas a través de internet que no consideraría en la vida real. Paso más tiempo del que debiera en eBay porque me gusta coleccionar y este sitio es un santuario para eso. Me he mantenido lejos de Facebook. Temo que si no, me engancharía.


¿Cómo puede la gente evitar los efectos negativos del uso de internet?

Me gustaría que la gente se empezara a preguntar "¿me comporto diferente en el mundo virtual que en el real?" y de ser así "¿cuán diferente?". No nos preguntamos esas cosas, pero deberíamos hacerlo pues de otra manera nos estamos metiendo en un experimento psicológico enorme y las consecuencias son desconocidas.