2/7/16

Internet aviva las ludopatías [2-7-16]


Internet aviva las ludopatías

Las apuestas en la red y el póker y bingo «online» están aumentando los transtornos relacionados con el juego y están generando un nuevo perfil de jugador patológico

Las nuevas tecnologías e Internet se están convirtiendo en un nuevo foco de ludopatías. Mucha gente pasa un rato delante del ordenador jugando o comprando por la red y hay quien no sabe frenar y acaba teniendo una dependencia enfermiza de estos hábitos que incluso requieren tratamientos.

Históricamente el ludópata era aquella persona adicta a las máquinas tragaperras o al bingo, pero los expertos ya hablan y tratan cada vez más al jugador patológico «online», aquel que está horas y horas frente al ordenador y que llega a tener problemas mayoritariamente económicos pero también con su entorno. Y, por desgracia, este perfil va a más.

«Cuando una persona deja de ver el juego como un entretenimiento y pasa a ser una necesidad es que existe un problema», explica Susana Jiménez, responsable de la Unidad de Juego Patológico del servicio de Psiquiatría del Hospital de Bellvitge de Barcelona. El centro, pionero en este tipo de atención, ha notado un aumento significativo de este jugador patológico.

El principal ludópta sigue siendo, con diferencia, el jugador de máquinas, pero en los últimos años han notado una bajada de este perfil. En 2012 el 13% de las adicciones al juego de Bellvitge tenían que ver con la red, una cifra que va subiendo. Básicamente, se trata de apuestas, bingo o póker «online» que enganchan a universitarios, que acaban sufriendo serios problemas económicos por culpa de este vicio.


«Perdí el rumbo»

Roger F. puede dar fe de ello. Pasó siete años viciado a las apuestas deportivas por Internet, en los que acabó aislándose y llegó incluso a perder su pareja. «Al principio tuve buenos resultados, pero la situación degeneró: cada vez pasaba más tiempo en la red, quería ganar más y perdí el rumbo totalmente y esto me afectó en mi vida personal y económica», explica.

«Tenía un orgullo desmesurado y quería arreglar la situación económica yo solo, pero todo empeoraba. Hasta que un día dije ‘basta’», detalla este barcelonés de 33 años. Para él, lo peor era «lo solo que estaba y la de mentiras que tuve que decir» y lo más complicado fue «decidir que necesitas ayuda, quitarte el orgullo de encima y comentarlo con la familia», recuerda.

Roger explica que «por suerte, no me he endeudado». No ha ahorrado nada pero no ha dejado de pagar el alquiler ni de cubrir sus necesidades. Otros compañeros de terapia no pueden decir lo mismo: en Bellvitge llegan a ver casos en los que el paciente debe 100.000 euros o más.

En menor medida, pero no menos importantes, están los casos de compra compulsiva «online» gracias al auge de las webs que ofrecen productos de grandes marcas a precios muy asequibles. Afecta especialmente a mujeres con buenas profesiones que «acumulan deudas, en algún caso terribles», incide la experta en juego.

La Unidad del Juego Patológico también está notando más consultas de personas enganchadas a las redes sociales y sus juegos. El año pasado éstas fueron el 10% de las consultas que llegó a la unidad y también van a más. Las adicciones llegan especialmente por el uso desmesurado de aplicaciones como la granja de Facebook o el juego de rol ‘World of Warcraft’. «Hay gente que se pasa 16 o 18 horas al día jugando», sentencia Jiménez.

«Que el juego es un vicio que no tiene arreglo es mentira», sentencia la experta. En España casi el 2% de la población sufre problemas de juego, y con una buena terapia es posible salir de esta enfermedad: el 70% de los pacientes de la Unidad del Juego de Bellviteg consigue dejar esta adicción sin sufrir ni una recaída.


29/6/16

La adicción al juego on line alcanza al 8% de los adolescentes


La adicción al juego on line alcanza al 8% de los adolescentes

Jugar por internet genera adicción en los más jóvenes y es la conducta que más preocupa a los expertos

elmundo.es

Hasta ahora han sido objeto de pocos estudios, pero las adicciones comportamentales, aquellas en la que no subyace un consumo de sustancias, son cada vez más frecuentes en nuestra sociedad y los especialistas empiezan a fijar su atención en ellas. Engancharse al móvil, al ejercicio, al sexo o a la comida se vincula con problemas sociales y psicológicos y además, se suelen manifestar de forma simultánea con un trastorno mental en el 50% de los casos. Sin embargo, la adicción que más preocupa a los expertos es el juego y, en concreto el que ocurre a través de internet, que se da sobre todo en adolescentes, entre el 3 y el 8% de éstos en los que esta conducta se puede perpetuar.

"No queremos dar un mensaje imprudente pero sí estamos viendo personas con comportamientos compulsivos y adictivos. Sólo una pequeña una minoría de personas expuestas a situaciones adictivas va a desarrollar una conducta adictiva, pero éstas quedan atrapadas por ellas. No se trata de enfermedades por sí solas sino que hay que entenderlas como dentro de otras patologías mentales, pero hay que abordarlas como una enfermedad cerebral", han explicado en rueda de prensa el doctor Francisco Ferre, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Gregorio Marañón y Néstor Szerman, presidente de la Fundación Patología Dual y jefe de Servicio de Salud Mental Retiro, también de este centro madrileño.

Estos y otros expertos, que están revisando los datos que existen sobre estos problemas y las soluciones que se pueden aplicar en las II Jornadas de Adicciones Comportamentales y Patología Dual que se están celebrando estos días en Madrid, señalan que la adicción al juego es la que cursa con más frecuencia con otros trastornos mentales, en concreto, en un 96% de los casos. Y mientras que los adultos se decantan por el juego clásico y sólo el 1-2% desarrolla esta adicción, los jóvenes prefieren las apuestas on line porque "se puede hacer de forma anónima, rápida y con pequeñas cantidades. Es algo muy sencillo para los adolescentes. Además, ahora se le está dando mucha publicidad. Y, en los adolescentes, estas conductas pueden anidar con mayor intensidad", afirma Ferre, que también es miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD).

Aunque el juego patológico es lo que más preocupa, estos expertos recuerdan que no hay que olvidar otros temas, como la adicción a internet. Pero advierten de que no hay que satanizar esta herramienta, porque internet ofrece muchas opciones. El problema es que algunas personas la utilizan de forma errónea y terminan haciendo compras compulsivas o enganchándose a redes sociales. Por eso, entre las posibles soluciones, Ferre recomienda que el uso de los móviles y de internet debe ser establecido por los padres y limitado. "No se puede tener una sociedad donde el aislamiento por las pantallas es cada día mayor. No se trata de quitar el móvil o el ordenador y de tratar que no se utilice nunca sino de fomentar un uso adaptativo".

Porque según los datos ofrecidos por estos especialistas, el 63% de los jóvenes en España tiene móvil y se van a la cama con él, con la excusa de que es un despertador. "Hay que quitárselo a la hora de dormir, porque estamos viendo que los patrones de sueño se acortan y aparecen signos de irritabilidad si no pueden acceder a ellos", afirma Ferre. Porque según los datos disponibles, la adicción al móvil afecta a un 9% de los usuarios de estos teléfonos. Cifra que puede aumentar en función a lo que ocurre en otros países. "En Corea, los estudios han reflejado una prevalencia del 18%, de los que un 24% requirió ingreso hospitalario", explica este psiquiatra.

Como este tipo de adicciones van de la mano de otros trastornos mentales, existe un mayor riesgo de desarrollar estas conductas en un grupo de personas, como las que tiene problemas de ansiedad, las que sufren cuadros depresivos, trastorno obsesivo-compulsivo, bipolar y de atención e hiperactividad. Porque las conductas adictivas producen gratificación en el circuito de recompensa cerebral, en la corteza orbitofrontal, que es la misma zona que se activa cuando se consume cocaína.

La solución que los expertos recomiendan ante estas conductas es, en primer lugar, identificarlas. "Muchas veces los pacientes que vemos en las consultas con una enfermedad mental tienen problemas de este tipo pero no les preguntamos, tenemos obligación de hacerlo", afirma Ferre. Por su parte Szerman sostiene que hay medicamentos antagonistas de los opiáceos que proudcen mejorías en el trastorno por juego y probablemente en otros como las conductas por atracones. El abordaje debe ser integral, biológico con fármacos, psicológico, con terapia conductual, y social", explica Szerman. En Cataluña, señalan estos expertos, se está usando aplicaciones de móviles para tratar este tipo de adicciones.

5/6/16

La percepción podría afectar el consumo de alcohol de los estudiantes universitarios


La percepción podría afectar el consumo de alcohol de los estudiantes universitarios

Un experto sospecha que los que creen que sus compañeros están haciendo importa

Un estudio reciente sugiere que si los estudiantes universitarios supieran que sus amigos no están bebiendo tanto como podría parecer, podrían reducir su propio consumo.

Los investigadores de la Universidad Oxford Brookes de Inglaterra revisaron 22 estudios en los que participaron cerca de 7,275 estudiantes, la mayoría en los EE. UU. Los investigadores dividieron a los estudiantes en dos grupos, los que participaban en programas de intervención diseñados para ayudarles a reducir su consumo de alcohol y otros con los estudiantes que no participaban.

En las intervenciones había educación sobre los riesgos del consumo excesivo de alcohol, sobre lo que los estudiantes universitarios normalmente beben y sobre sus propios hábitos de consumo, como la cantidad, la ingesta de calorías y el dinero gastado.

Las intervenciones estaban compuestas por varios métodos, como correo o Internet, así como asesores individuales personalizadas o grupales.

En general, el estudio halló que los estudiantes universitarios tendían a beber bastante.

Según el estudio, publicado en la edición del 19 de junio de Cochrane Library, las asesorías en Internet y las individuales personalizadas fueron más efectivas para reducir el consumo de alcohol, mientras que el correo y la retroalimentación grupal afectaron poco los hábitos de los estudiantes.

"Sólo hubo una pequeña cantidad de estudios de buena calidad en los que podíamos basarnos para sacar esta conclusión un tanto tentativa", señaló David Foxcroft, coautor del estudio, en un comunicado de prensa de la Universidad Oxford Brookes. "Definitivamente, se necesita mucha más investigación".

En los tres estudios en los que hubo retroalimentación por Internet, el 62 por ciento de los estudiantes informó sobre una reducción en los problemas relacionados con el alcohol y una reducción de 1.2 puntos en el Índice de problemas alcohólicos de Rutger.

Luego de un seguimiento de tres meses, el 65 por ciento de los estudiantes informó que bebía con menos frecuencia.

La asesoría individual también condujo a los estudiantes a beber con menos frecuencia. Dos estudios con un toral de 217 participantes hallaron que el 63 por ciento de los estudiantes informó beber con menos frecuencia luego de la intervención.

Jeanie Alter, gerente de programa y evaluadora líder del Centro de recursos para la prevención de la facultad de salud, educación física y recreación de la Universidad de Indiana, señaló que estaba sorprendida porque las evaluaciones grupales no fueron más efectivas.

"Estoy un sorprendida con estos hallazgos simplemente porque, al suministrar información normativa al grupo, yo hubiera esperado que ofreciera un nivel de apoyo social para el rechazo", aseguró Alter en el comunicado de prensa. "Un grupo que pensara de manera similar generalmente te respaldaría en tu decisión de no beber".

Los investigadores aseguraron que la influencia de los compañeros parece tener que ver con cuánto beben los estudiantes, pero que los estudiantes podrían creer que otros estudiantes beben más de lo que en realidad lo hacen.

Las intervenciones que traen percepciones que coinciden mejor con la realidad podrían conducir a que los estudiantes beban menos"; sugirieron.

"En el R.U., los jóvenes están bebiendo desde antes y mucho más que antes", aseguró Foxcroft. "Los niveles de consumo de alcohol entre los que tienen entre 11 y 13 casi se han duplicado durante los últimos diez años o así".

3/5/16

El alcohol favorece la aparición de osteoporosis [3-5-16]


El alcohol favorece la aparición de osteoporosis

Actualmente, los expertos están cuestionando la veracidad del "consumo saludable de alcohol" debido a la aparición de datos que han demostrado un vacío en la evidencia científica que permita demostrar las ventajas del consumo de dosis moderadas de alcohol. Los trabajos publicados en los años 70 y 80 estimulaban el consumo de cantidades pequeñas o moderadas de alcohol como protector frente a la enfermedad cardiaca.

Beneficios cuestionados

Sin embargo, el Dr. Jackson de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda considera que los trabajos publicados hasta el momento carecen de rigurosidad científica y, aunque no se puede concluir que el consumo muy moderado de alcohol tenga efectos negativos, tampoco se pueden confirmar las cualidades atribuidas hasta el momento.

El consenso actual de los trabajos experimentales y clínicos concluye que las personas que ingieren alcohol sufren una pérdida de masa ósea y una disminución de la capacidad para su regeneración creando hueso nuevo. Por eso las personas alcohólicas sufren más fracturas óseas tras traumatismos banales que los abstemios.

Los trabajos experimentales realizados en animales, han demostrado que el alcohol suprime la acción de las células encargadas de formar hueso y estimulan la función de las células que se encargan de la reabsorción ósea.
Estudios actuales

En este contexto cabe señalar que un estudio reciente realizado en humanos ha demostrado la presencia de una disminución de la regeneración de hueso de hasta el 60% cuando se compara la actividad ósea de abstemios con aquellas que ingieren alcohol en cantidades superiores a las consideradas beneficiosas.

Por otra parte, otro trabajo ha evaluado la densidad ósea de personas de raza blanca que consumen alcohol con las de controles no bebedores, concluyendo que la formación ósea es patológica en el primer grupo.

Además la osteopenia o déficit de masa ósea, en pacientes alcohólicos se acentúa con el consumo de tabaco, la vida sedentaria y una ingesta insuficiente de calcio.

La malnutrición es una cualidad íntimamente relacionada con el alcoholismo y, según ciertos trabajos publicados, potencia las consecuencias del consumo de alcohol. En el momento actual, se están realizando trabajos para demostrar los mecanismos de acción del alcohol y establecer que dosis serían adecuadas demostrando su eficacia y evitando la aparición de los efectos indeseables.

20/4/16

Estudio revela que videojuegos crean adicción como las drogas o el alcohol [20-4-16]


Estudio revela que videojuegos crean adicción como las drogas o el alcohol

Los videojuegos crean adicción y actúan sobre el cerebro de la misma manera que otras sustancias que crean dependencia como la marihuana o el alcohol, según un estudio de científicos alemanes presentado este lunes en Viena.

"Las reacciones cerebrales de las personas que juegan con videojuegos en exceso son similares a las de los alcohólicos o los adictos al cannabis", dijo Ralf Thalemann, del Instituto de Medicina Psicológica de la Universidad Charité de Berlín.

Este estudio se presentó en Viena en el V Foro Europeo de Investigadores de Neurociencia, que se celebra desde el 8 al 12 de julio y que reúne a miles de científicos que estudian los procesos cerebrales, según un comunicado del congreso sobre ese estudio.

Si los jugadores de videojuegos someten al cerebro de forma continua a ciertos estímulos de recompensa que causan la liberación de cantidades crecientes del neuro-transmisor llamado dopamina, se crea "una memoria de la adicción" que tiene efecto en la actividad cerebral.

En pruebas realizadas a más de 7.000 personas, los investigadores descubrieron que más de un 10 por ciento tenía esa "memoria de la adicción" grabada en el cerebro.

El equipo de investigadores liderado por Thalemann quiso investigar cuál era el resultado cerebral de esa "adicción" y para ello comparó las reacciones cerebrales que suscitaban imágenes de un videojuego en 15 jugadores "normales" con otros 15 que pasaban mucho tiempo frente a la pantalla del ordenador.

Los científicos comprobaron que los jugadores que dedicaban más horas a su afición tenían una actividad cerebral mucho más elevada que los otros ante ese estímulo, y que las imágenes de los videojuegos tenían una asociación positiva para ellos.
 

El científico sugirió que los padres que sospechen que sus hijos son adictos a los videojuegos deberían buscarles otras actividades alternativas que cumplan la misma función de "elevar el amor propio" de los jóvenes.
 

13/4/16

El consumo de cannabis puede llevar al alcoholismo [13-4-16]

 
El consumo de cannabis puede llevar al alcoholismo 

Un nuevo estudio, publicado en julio en EEUU, muestra una estrecha relación en los receptores del cerebro.

Todas las sustancias adictivas actúan directa o indirectamente sobre los mismos circuitos cerebrales y, por tanto, el consumo de una sustancia puede inducir al de otras y puede interferir también en la recuperación de la dependencia de otras sustancias, según el Dr. Josep Guardia Serecigni, Psiquiatra y Vicepresidente de la Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías, SOCIDROGALCOHOL.

El consumo de cannabis (porros, hachís, marihuana) puede llevar al consumo excesivo de alcohol, según se desprende de diversos hallazgos científicos publicados en los últimos años y recopilados en un artículo publicado el pasado julio en la revista Archives of General Psychiatry. Diversos estudios, indica Josep Guardia, Vicepresidente de la Sociedad Científica SOCIDROGALCOHOL, “han comprobado reiteradamente con animales del laboratorio que la activación de los receptores cannabinoides cerebrales, mediante la administración de alcaloides del cannabis, inducen un incremento en el consumo de alcohol, lo cual permite deducir que las personas que fuman porros ahora pueden presentar un consumo excesivo de bebidas alcohólicas más adelante”.

El consumo de cannabis se ha convertido en un comportamiento ampliamente extendido en España, cuyas tasas de consumo se encuentran entre las más elevadas de todos los países de la Unión Europea. Además, en España el consumo de cannabis (fumar porros) suele ir asociado al consumo de bebidas alcohólicas y puede ir asociado también al de cocaína, anfetaminas u otras sustancias.

Los estudios científicos efectuados con animales de laboratorio han comprobado que la activación de los receptores cannabinoides cerebrales induce un incremento del consumo de alcohol y también del apetito, mientras que el bloqueo de dichos receptores, mediante fármacos antagonistas como el rimonabant, produce una reducción del consumo de alcohol, a la vez que disminuye también el apetito. Por tanto, los mencionados efectos sobre el consumo de alcohol de los fármacos que activan (agonistas) o que bloquean (antagonistas) los receptores cannabinoides cerebrales pueden tener repercusiones epidemiológicas y tal vez incluso terapéuticas para el alcoholismo, en el futuro.

El consumo de cannabis puede inducir un consumo excesivo de alcohol, el cual puede ir asociado a un mayor riesgo de desarrollar consecuencias médicas y psiquiátricas, entre las cuales se incluye la dependencia del alcohol o alcoholismo. Por tanto, los jóvenes que hacen un consumo importante y frecuente de cannabis estarían más expuestos a desarrollar problemas relacionados con el alcohol en su vida adulta. Lo cual induce a pensar que las elevadas tasas actuales de consumo de cannabis de nuestro país pueden contribuir a aumentar también las ya elevadas tasas de alcoholismo, en un futuro cercano.

Por otro lado, el consumo de cannabis puede interferir en la recuperación, tanto del alcoholismo como de la dependencia de otras sustancias. La persona que se encuentra en recuperación del alcoholismo, pero no deja de fumar porros va a presentar un mayor riesgo de recaída en el consumo excesivo de alcohol que la persona que no fuma porros o que, por lo menos, deja de hacerlo durante la recuperación del alcoholismo.

Desde el descubrimiento reciente de los receptores cannabinoides cerebrales, de los ligandos endógenos como las anandamidas y de los fármacos que activan o bloquean dichos receptores, se ha producido una cascada de descubrimientos científicos que confirman que existe una clara conexión entre fumar porros y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas. Cada vez existen, por tanto, más evidencias científicas que confirman que la persona que se encuentra en recuperación del alcoholismo (y probablemente también de otras drogas) debería dejar de fumar porros si desea prevenir las recaídas.

Por otro lado, si la activación de los receptores cannabinoides cerebrales induce un mayor consumo de alcohol, su bloqueo mediante la administración de fármacos antagonistas de los receptores cannabinoides va a producir una reducción de dicho consumo de alcohol lo cual podría ser de utilidad para las personas que se encuentran en recuperación del alcoholismo. Por tanto, si se hicieran estudios controlados con fármacos antagonistas de los receptores cannabinoides cerebrales, como el rimonabant y otros, se podría comprobar la hipótesis de su posible utilidad para el tratamiento del alcoholismo.

El estudio científico

Las conclusiones se basan especialmente en un reciente artículo de la revista Archives of General Psychiatry, un interesante estudio en el que se muestra como las personas portadoras de una determinada variante genética del receptor cannabinoide tipo 1 (CB1), que por este motivo presentan una mayor afinidad de dicho receptor en el área prefrontal, muestran: (1) una mayor activación del mesencéfalo y del córtex prefrontal, inducida por estímulos condicionados, (2) un mayor efecto de recompensa cuando consumen alcohol y (3) mejores resultados del tratamiento del alcoholismo cuando son tratados con fármacos que actúan sobre el circuito mesolímbico.

Además encuentran una correlación importante entre la activación cerebral inducida por estímulos condicionados al alcohol y el consumo de alcohol, en las personas que tienen el alelo C del receptor CB1 y concluyen que las personas portadoras de dicho alelo C podrían ser más susceptibles a presentar cambios en el circuito mesocorticolímbico que está implicado en la atribución de preeminencia incentiva tras la exposición repetida al alcohol.

En la Introducción del artículo aparecen además interesantes datos sobre la conexión entre los receptores cannabinoides cerebrales y el consumo de alcohol, que nos invitan a la reflexión:

1. El receptor CB1 es un mediador de los efectos del alcohol sobre el circuito cerebral de la recompensa.

2. Los fármacos antagonistas del receptor cannabinoide cerebral (CB1), como rimonabant, bloquean la capacidad del alcohol para inducir liberación de dopamina en el núcleo accumbens, disminuyen la ingesta de alcohol en los animales adiestrados a beber alcohol y previenen la capacidad de los estímulos asociados al alcohol y a otras drogas para reinstaurar su consumo.

3. Como contrapartida, los fármacos agonistas del receptor CB1, es decir los que activan dicho receptor, inducen un aumento del consumo de alcohol en las ratas del laboratorio.

4. Las ratas “knokout” para el receptor CB1, es decir, que carecen del receptor CB1, tras una modificación genética de la dotación cerebral de dicho receptor, presentan un menor consumo de alcohol, déficits en la reinstauración de la conducta condicionada de preferencia por el lugar y no presentan síntomas de abstinencia del alcohol, ni tampoco aumento de la liberación de dopamina en el núcleo accumbens, inducida por el alcohol.

5. Las ratas adiestradas a beber grandes cantidades de alcohol (ratas “preferidoras”) presentan una mayor concentración de ácido ribonucleico mensajero del receptor CB1, en estructuras relacionadas con la conducta de búsqueda de drogas.

11/4/16

La marihuana daña la DNA y causa cáncer, revela nueva prueba [11-4-16]

 
La marihuana daña la DNA y causa cáncer, revela nueva prueba

Usando una nueva prueba de alta sensibilidad, los científicos en Europa están informando de “pruebas convincentes” de que el humo de la marihuana daña el ADN de material genético de una manera que podría aumentar el riesgo de cáncer.

Los investigadores señalan que las sustancias tóxicas en el humo del tabaco pueden dañar el ADN y aumentar el riesgo de cáncer de pulmón y otros cánceres. Sin embargo, no ha sido la incertidumbre sobre si el humo de la marihuana tiene el mismo efecto. Los científicos están especialmente preocupados por la toxicidad del acetaldehído, presente en el tabaco y la marihuana. Sin embargo, ha sido difícil medir el daño del ADN a partir de acetaldehído con las pruebas convencionales. 090615095940

La investigación fue llevada a cabo por Rajinder Singh, Jatinderpal Sandhu, Balvinder Kaur, Tina Juren, William P. Stewart, Dan Segerback y Peter B. Farmer de los biomarcadores y la Prevención de Cáncer de Grupo, Departamento de Estudios y Medicina Molecular del Cáncer y del Instituto Karolinska, Suecia.

Raj Singh, dijo: “Partes de la planta Cannabis sativa, también conocida como marihuana, ganja, y nombres diferentes, comúnmente se fuma como una droga recreativa, aunque su uso para estos fines es ilegal en muchos países.

Los científicos describen el desarrollo y la utilización de un método modificado de espectrometría de masas que mostraba claros indicios de que el humo de la marihuana daña el ADN.

“Ha habido muchos estudios sobre la toxicidad del humo del tabaco. Se sabe que el humo del tabaco contiene 4.000 sustancias químicas de las cuales 60 están clasificados como carcinógenos. El Cannabis en cambio no ha sido tan bien estudiado. Es menos combustible que el tabaco y se mezcla a menudo con tabaco en uso. El humo del cannabis contiene 400 productos entre ellos 60 cannabinoides. Sin embargo, debido a su baja combustibilidad, que contiene 50% más de hidrocarburos aromáticos policíclicos cancerígenos incluidos naftaleno, benzantraceno, y el benzopireno, que el humo de tabaco”.

Los autores añaden: “Es bien sabido que las sustancias tóxicas en el humo del tabaco puede dañar el ADN y aumentar el riesgo de cáncer de pulmón y otros cánceres. Los científicos no estaban seguros de si el humo del cannabis tendría el mismo efecto. Nuestra investigación se ha centrado en la toxicidad del acetaldehído, que está presente en el tabaco y el cannabis”.

Los investigadores añaden que la capacidad de que el humo del cannabis daña el ADN tiene importantes implicaciones para la salud humana especialmente en lo que los usuarios tienden a inhalar más profundamente que los fumadores de cigarrillos, lo que aumenta la carga respiratoria. “Los fumadores de 3-4 cigarrillos de cannabis al día se asocia con el mismo grado de daño a las membranas mucosas bronquiales como 20 o más cigarrillos al día”, agrega el equipo.

“En conclusión, estos resultados demuestran el potencial de dañar el ADN de cannabis [marihuana] humo, lo que implica que el consumo de cigarrillos de cannabis puede ser perjudicial para la salud humana, con la posibilidad de iniciar el desarrollo del cáncer”, afirma el artículo. “Los datos obtenidos de este estudio sugiere que el potencial de dañar el ADN con el humo del cannabis destacan la necesidad de una regulación estricta del consumo de cigarrillos de cannabis, lo que limita el desarrollo de efectos adversos para la salud como el cáncer.
 

8/4/16

Un analgésico opiáceo podría ser un nuevo tratamiento para los adictos a la heroína


Un analgésico opiáceo podría ser un nuevo tratamiento para los adictos a la heroína

Un estudio encuentra que la hidromorfona es una opción autorizada efectiva y ampliamente disponible

healthfinder.gov

La hidromorfona, un analgésico opiáceo, podría ser otra opción de tratamiento para la adicción a la heroína, sugiere un nuevo estudio canadiense.

La investigación incluyó a más de 200 adictos a la heroína en Vancouver. No habían respondido a tratamientos de uso común, como la metadona o el suboxone. Este fue el primer estudio en evaluar la efectividad de la hidromorfona para el tratamiento de la adicción a la heroína, anotaron los investigadores.

Los participantes se seleccionaron al azar para recibir inyecciones de hidromorfona o de diacetilmorfina, que es heroína recetada de grado farmacéutico. Las inyecciones se administraron en una clínica bajo la supervisión de un profesional de la atención sanitaria.

"Proveer opiáceos inyectables en clínicas especializadas bajo supervisión garantiza la seguridad tanto de los pacientes como de la comunidad, y la administración de una atención integral", afirmó en un comunicado de prensa de la Universidad de Columbia Británica la investigadora líder, Eugenia Oviedo-Joekes, que trabaja en la universidad.

Tras seis meses, los pacientes de ambos grupos reportaron muchos menos días de consumo de heroína callejera y de otros opiáceos (de tres a cinco días al mes). Al inicio del estudio los pacientes de ambos grupos reportaron un uso casi diario.

Los participantes también reportaron una gran reducción en la cantidad de días en que cometían crímenes. Al inicio del estudio, los voluntarios participaban en actividades ilegales un promedio de unos 14 días. Durante el estudio, esa cifra se redujo a menos de cuatro días, mostró la investigación.

Y casi un 80 por ciento de los pacientes de ambos grupos seguían en tratamiento a los seis meses, encontró el estudio.

Las inyecciones de ambos fármacos fueron seguras cuando se administraron en la clínica. Durante el estudio, se administraron más de 88,000 inyecciones. Pero solo hubo 14 sobredosis y 11 convulsiones. Todas se manejaron con éxito en la clínica. Esos problemas podrían haber resultado letales si hubieran ocurrido en la calle, anotaron los investigadores.

"La hidromorfona es un analgésico autorizado ampliamente disponible. Nuestro estudio muestra que la hidromorfona es igual de efectiva que la diacetilmorfina, lo que ofrece una alternativa autorizada para tratar el trastorno grave por uso de opiáceos", señaló Oviedo-Joekes.

La diacetilmorfina no está disponible en muchos países, explicó en el comunicado de prensa la Dra. Patricia Daly, directora médica de Vancouver Coastal Health.

"La hidromorfona tiene la ventaja significativa de ser un analgésico legal y autorizado", añadió Daly.

La metadona y la buprenorfina/naloxona son las opciones de tratamiento actuales para la adicción a la heroína, y son efectivos en muchas personas, comentó Daly. Pero "ningún único tratamiento es efectivo para todos los individuos. Cada persona con un trastorno grave por uso de opiáceos que no se trata está en un riesgo alto de enfermedades graves y muerte prematura", agregó.

En diciembre pasado, los CDC anunciaron que las sobredosis mortales de drogas y medicamentos habían alcanzado unos máximos históricos en Estados Unidos, lo que estaba motivado en gran medida por el abuso de analgésicos recetados y heroína. Muchas personas que abusan toman ambas cosas.

Según el informe de diciembre, más de 47,000 estadounidenses perdieron su vida por una sobredosis de medicamentos o drogas en 2014, un aumento del 14 por ciento respecto al año anterior.

Los hallazgos del nuevo estudio aparecen en la edición del 6 de abril de la revista JAMA Psychiatry.