22/4/15

LA MITAD DE LOS ADULTOS CON ADICCIONES A SUSTANCIAS NECESITARÁ IR AL PSIQUIATRA


LA MITAD DE LOS ADULTOS CON ADICCIONES A SUSTANCIAS NECESITARÁ IR AL PSIQUIATRA

teinteresa.es

Según estiman los expertos reunidos en el IV Congreso Internacional de Patología Dual, que se desarrolla en Barcelona. Más del 55% de los adultos que consumen sustancias de forma abusiva presentarán un diagnóstico psiquiátrico dentro de los 15 años posteriores, ya que en algunas personas existe una vulnerabilidad genética y psicopatológica que predispone a consumir sustancias adictivas como una forma de "automedicación" para los trastornos que padecen, lo que puede derivar en abuso y adicción.

Así lo cree al menos Nestor Szerman, presidente de la Sociedad Española de Patología Dual (Sepd), entidad que celebra desde este viernes en Barcelona el IV Congreso Internacional de Patología Dual, con la participación de unos 2.000 expertos internacionales de 70 países.

Y es que, aseguran los promotores de este encuentro, la patología dual, una conducta adictiva y otro trastorno mental, "es una realidad clínica infradiagnosticada".

Sin embargo, "siete de cada 10 pacientes que consultan por un trastorno adictivo, ya sea a sustancias o comportamental, presenta otro trastorno mental", apunta el doctor Szerman.

Las sustancias que se consumen de manera más frecuente son alcohol, tabaco, marihuana y cocaína, seguidas de tranquilizantes y medicamentos para dormir.

"El problema es que en algunas personas existe una vulnerabilidad genética y psicopatológica que les predispone a consumir sustancias adictivas como una forma de 'automedicación' o autorregulación neuropsicobiológica para los trastornos que padecen, pudiendo este proceso derivar en abuso y adicción", explica Szerman.

"Tanto es así", añade, "que más del 55% de los adultos que consumen sustancias de forma abusiva presentarán un diagnóstico psiquiátrico dentro de los 15 años posteriores".

Los especialistas reunidos en Barcelona abordarán aspectos como los problemas específicos del consumo de nuevas drogas recreativas entre adolescentes, la dependencia emocional, las adicciones comportamentales al juego, a la comida y las nuevas redes sociales, sin perder de vista el doble estigma de los pacientes con patología dual.

31/3/15

Tomar dos o más bebidas alcohólicas al día podría aumentar el riesgo de cáncer pancreático 31-03-2015

 
Tomar dos o más bebidas alcohólicas al día podría aumentar el riesgo de cáncer pancreático

A pesar de ser una enfermedad mortal, existen pocos factores de riesgo conocidos del desarrollo del cáncer pancreático, por lo que es importante descubrir cualquier factor protector o de riesgo para de la enfermedad, incluso si la asociación es débil o pequeña

Los hombres y mujeres que consumen dos o más bebidas alcohólicas al día podrían tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de páncreas, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Georgetown en Estados Unidos. Los resultados del estudio se publican en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention de la Asociación Americana de Investigación del Cáncer.

La investigación actual recoge datos de 14 estudios que incluían a 862.664 hombres y mujeres sobre su dieta y sus exposiciones ambientales antes de ser diagnosticados con cáncer de páncreas. Los autores identificaron a 2.187 personas diagnosticadas con la enfermedad durante el estudio.

Los resultados mostraron que si los individuos tomaban 30 o más gramos de alcohol al día, algo así como dos bebidas, en comparación con no tomar nada, su riesgo de cáncer pancreático era ligeramente superior.

Aunque los autores no descubrieron una diferencia significativa entre hombres y mujeres, la asociación entre consumo de alcohol y cáncer pancreático se observó entre las mujeres que tomaban dos o más bebidas al día.

En comparación, los investigadores observaron un mayor riesgo entre los hombres que consumían tres o más bebidas diarias. En lo que se refiere al tipo de bebidas alcohólicas no se descubrieron diferencias entre cerveza, bebidas espirituosas o vino.

Según explica Jeanine M. Genkinger, director del estudio, "a pesar de ser una enfermedad mortal, existen pocos factores de riesgo conocidos del desarrollo del cáncer pancreático. En este punto es importante descubrir cualquier factor protector o de riesgo para esta peligrosa enfermedad incluso si los riesgos son débiles o pequeños".


30/3/15

Internet aviva las ludopatías 30-03-2015


Internet aviva las ludopatías

Las apuestas en la red y el póker y bingo «online» están aumentando los transtornos relacionados con el juego y están generando un nuevo perfil de jugador patológico

Las nuevas tecnologías e Internet se están convirtiendo en un nuevo foco de ludopatías. Mucha gente pasa un rato delante del ordenador jugando o comprando por la red y hay quien no sabe frenar y acaba teniendo una dependencia enfermiza de estos hábitos que incluso requieren tratamientos.

Históricamente el ludópata era aquella persona adicta a las máquinas tragaperras o al bingo, pero los expertos ya hablan y tratan cada vez más al jugador patológico «online», aquel que está horas y horas frente al ordenador y que llega a tener problemas mayoritariamente económicos pero también con su entorno. Y, por desgracia, este perfil va a más.

«Cuando una persona deja de ver el juego como un entretenimiento y pasa a ser una necesidad es que existe un problema», explica Susana Jiménez, responsable de la Unidad de Juego Patológico del servicio de Psiquiatría del Hospital de Bellvitge de Barcelona. El centro, pionero en este tipo de atención, ha notado un aumento significativo de este jugador patológico.

El principal ludópta sigue siendo, con diferencia, el jugador de máquinas, pero en los últimos años han notado una bajada de este perfil. En 2012 el 13% de las adicciones al juego de Bellvitge tenían que ver con la red, una cifra que va subiendo. Básicamente, se trata de apuestas, bingo o póker «online» que enganchan a universitarios, que acaban sufriendo serios problemas económicos por culpa de este vicio.


«Perdí el rumbo»

Roger F. puede dar fe de ello. Pasó siete años viciado a las apuestas deportivas por Internet, en los que acabó aislándose y llegó incluso a perder su pareja. «Al principio tuve buenos resultados, pero la situación degeneró: cada vez pasaba más tiempo en la red, quería ganar más y perdí el rumbo totalmente y esto me afectó en mi vida personal y económica», explica.

«Tenía un orgullo desmesurado y quería arreglar la situación económica yo solo, pero todo empeoraba. Hasta que un día dije ‘basta’», detalla este barcelonés de 33 años. Para él, lo peor era «lo solo que estaba y la de mentiras que tuve que decir» y lo más complicado fue «decidir que necesitas ayuda, quitarte el orgullo de encima y comentarlo con la familia», recuerda.

Roger explica que «por suerte, no me he endeudado». No ha ahorrado nada pero no ha dejado de pagar el alquiler ni de cubrir sus necesidades. Otros compañeros de terapia no pueden decir lo mismo: en Bellvitge llegan a ver casos en los que el paciente debe 100.000 euros o más.

En menor medida, pero no menos importantes, están los casos de compra compulsiva «online» gracias al auge de las webs que ofrecen productos de grandes marcas a precios muy asequibles. Afecta especialmente a mujeres con buenas profesiones que «acumulan deudas, en algún caso terribles», incide la experta en juego.

La Unidad del Juego Patológico también está notando más consultas de personas enganchadas a las redes sociales y sus juegos. El año pasado éstas fueron el 10% de las consultas que llegó a la unidad y también van a más. Las adicciones llegan especialmente por el uso desmesurado de aplicaciones como la granja de Facebook o el juego de rol ‘World of Warcraft’. «Hay gente que se pasa 16 o 18 horas al día jugando», sentencia Jiménez.

«Que el juego es un vicio que no tiene arreglo es mentira», sentencia la experta. En España casi el 2% de la población sufre problemas de juego, y con una buena terapia es posible salir de esta enfermedad: el 70% de los pacientes de la Unidad del Juego de Bellviteg consigue dejar esta adicción sin sufrir ni una recaída.


29/3/15

Según un estudio, los conductores designados beben a menudo 29-03-2015


Según un estudio, los conductores designados beben a menudo

Aunque la mayoría se abstienen, el 35 por ciento tenían alcohol en la sangre y algunos estaban legalmente borrachos

Disponer de un conductor designado parece una gran idea, pero un estudio reciente halló que más de un tercio de los que se suponía que debían llevar a los amigos con el automóvil a casa de forma segura habían bebido.

Y algunos estaban ebrios legalmente.

El estudio tiene limitaciones que le impiden ser definitivo y los investigadores no están seguros de cuánto peligro hay al contar con un conductor designado que ha tomado un trago o dos. Pero, según Adam Barry, autor del estudio y profesor asistente en la Universidad de Florida, el mensaje está claro. Algunos conductores designados beben cuando no deberían hacerlo.

"Aunque hubo más conductores designados que no bebieron que los que sí lo hicieron, lo que es bueno, hay personas que son seleccionadas porque son las que menos han bebido o son los que están menos ebrios o han conducido ebrios antes", comentó Barry. "La única opción realmente segura es no beber en absoluto".

Los investigadores, todos ellos de la Universidad de Florida, Gainesville, acudieron a una zona universitaria no identificada y hablaron con casi 1,100 clientes de bar, la mayoría blancos, varones y en edad universitaria. Luego hicieron pruebas de alcoholemia a 165 personas que afirmaron que iban a ser los conductores designados, los que se supone que llevan a sus amigos en automóvil a casa para que los demás puedan beber.

El 65 por ciento, o 108, de los conductores designados no tenían nada de alcohol en su cuerpo. El 17 por ciento, o 28 de ellos, tenían un nivel de alcohol en sangre de entre 0.02 y 0.049 (gramos de alcohol por 210 litros de aliento). Y el 18 por ciento, o 29 personas, tenían 0.05 o más, cuando el límite legal es a partir de 0.08.

No está claro cuántos de los conductores designados realmente condujeron después de las pruebas de alcoholemia, y los investigadores tampoco saben si fueron capaces de recobrar la sobriedad antes de conducir.

Los investigadores tampoco examinaron cuántos conductores designados estaban legalmente borrachos con un nivel de 0.08 o mayor. Barry señaló que los investigadores observaron a los que estaban por encima de 0.05 porque los expertos piensan que la incapacidad para conducir con ese nivel es muy significativa; algunos de los defensores de la salud pública desean bajar el nivel legal para conducir a 0.05.

Se puede arrestar a las personas por conducir ebrias a niveles por debajo de 0.08, pero para ello deben mostrar signos de embriaguez.

¿Por qué tiene importancia si los conductores designados solo han bebido un poco de alcohol? Barry afirmó que podrían tener más dificultades al llevar a los pasajeros bebidos con el automóvil. "Llevan en el automóvil a pasajeros alborotadores y revoltosos, y la música puesta; son muchos factores conflictivos para su habilidad de procesar la información y frenar y conducir de manera efectiva", explicó.

¿Es realista esperar que los conductores designados no beban en absoluto? James Lange, investigador sobre el alcohol y coordinador de las Iniciativas sobre el Alcohol y otras drogas en la Universidad Estatal de San Diego, dijo que sí que lo es.

Ya que la tolerancia al alcohol de las personas varía, "me resultaría difícil afirmar que cierta cantidad de alcohol está bien", señaló Lange. "La recomendación más sencilla es que no beban en absoluto".

E. Scott Geller, profesor que estudia el consumo de alcohol en la Universidad Tecnológica de Virginia, sugirió que "no deberíamos confiar en que un conductor designado esté sobrio". En lugar de eso, afirmó, debería haber maneras de garantizar que no beben, como, por ejemplo, dar alguna recompensa en una fiesta o un bar si su prueba de alcoholemia demuestra que no han bebido.

El estudio aparece en la edición de julio de la revista Journal of Studies on Alcohol and Drugs.

19/3/15

La marihuana daña la DNA y causa cáncer, revela nueva prueba 19-03-2015

 
La marihuana daña la DNA y causa cáncer, revela nueva prueba

Usando una nueva prueba de alta sensibilidad, los científicos en Europa están informando de “pruebas convincentes” de que el humo de la marihuana daña el ADN de material genético de una manera que podría aumentar el riesgo de cáncer.

Los investigadores señalan que las sustancias tóxicas en el humo del tabaco pueden dañar el ADN y aumentar el riesgo de cáncer de pulmón y otros cánceres. Sin embargo, no ha sido la incertidumbre sobre si el humo de la marihuana tiene el mismo efecto. Los científicos están especialmente preocupados por la toxicidad del acetaldehído, presente en el tabaco y la marihuana. Sin embargo, ha sido difícil medir el daño del ADN a partir de acetaldehído con las pruebas convencionales. 090615095940

La investigación fue llevada a cabo por Rajinder Singh, Jatinderpal Sandhu, Balvinder Kaur, Tina Juren, William P. Stewart, Dan Segerback y Peter B. Farmer de los biomarcadores y la Prevención de Cáncer de Grupo, Departamento de Estudios y Medicina Molecular del Cáncer y del Instituto Karolinska, Suecia.

Raj Singh, dijo: “Partes de la planta Cannabis sativa, también conocida como marihuana, ganja, y nombres diferentes, comúnmente se fuma como una droga recreativa, aunque su uso para estos fines es ilegal en muchos países.

Los científicos describen el desarrollo y la utilización de un método modificado de espectrometría de masas que mostraba claros indicios de que el humo de la marihuana daña el ADN.

“Ha habido muchos estudios sobre la toxicidad del humo del tabaco. Se sabe que el humo del tabaco contiene 4.000 sustancias químicas de las cuales 60 están clasificados como carcinógenos. El Cannabis en cambio no ha sido tan bien estudiado. Es menos combustible que el tabaco y se mezcla a menudo con tabaco en uso. El humo del cannabis contiene 400 productos entre ellos 60 cannabinoides. Sin embargo, debido a su baja combustibilidad, que contiene 50% más de hidrocarburos aromáticos policíclicos cancerígenos incluidos naftaleno, benzantraceno, y el benzopireno, que el humo de tabaco”.

Los autores añaden: “Es bien sabido que las sustancias tóxicas en el humo del tabaco puede dañar el ADN y aumentar el riesgo de cáncer de pulmón y otros cánceres. Los científicos no estaban seguros de si el humo del cannabis tendría el mismo efecto. Nuestra investigación se ha centrado en la toxicidad del acetaldehído, que está presente en el tabaco y el cannabis”.

Los investigadores añaden que la capacidad de que el humo del cannabis daña el ADN tiene importantes implicaciones para la salud humana especialmente en lo que los usuarios tienden a inhalar más profundamente que los fumadores de cigarrillos, lo que aumenta la carga respiratoria. “Los fumadores de 3-4 cigarrillos de cannabis al día se asocia con el mismo grado de daño a las membranas mucosas bronquiales como 20 o más cigarrillos al día”, agrega el equipo.

“En conclusión, estos resultados demuestran el potencial de dañar el ADN de cannabis [marihuana] humo, lo que implica que el consumo de cigarrillos de cannabis puede ser perjudicial para la salud humana, con la posibilidad de iniciar el desarrollo del cáncer”, afirma el artículo. “Los datos obtenidos de este estudio sugiere que el potencial de dañar el ADN con el humo del cannabis destacan la necesidad de una regulación estricta del consumo de cigarrillos de cannabis, lo que limita el desarrollo de efectos adversos para la salud como el cáncer.

14/3/15

Cerebro De Adictos A Redes Sociales Es Similar Al De Un Drogadicto


Cerebro De Adictos A Redes Sociales Es Similar Al De Un Drogadicto

La fiebre de las redes sociales ha causado el estudio de una nueva patología entre las adicciones. Las personas que registran ansiedad por el uso de Facebook, Twitter, Instagram u otra plataforma de red social; muestran patrones cerebrales parecidos a los de una persona que consume narcóticos.

latinospost.com

Un reciente estudio realizado por especialistas de la Universidad Estatal de California, Fullerton, señala que el paralelo no es completamente exacto ya que los adictos a redes sociales presentan afectaciones en la región cerebral que inhibe los comportamientos negativos, a diferencia de las drogas.

Tienen la habilidad de controlar su comportamiento, pero no ven la motivación para hacerlo debido a que no ven que las consecuencias sean tan severas", señaló a LiveScience Ofir Turel, coautor del informe.


Facebook puede causar daños en usuarios


Un estudio realizado por expertos de la Universidad de Michigan indicó que Facebook puede tener influencia negativa en el nivel de felicidad de sus usuarios ya que las personas que utilizan frecuentemente esta red social se ven expuestas al síndrome llamado "fear of missing out" ("temor de quedar excluido"; FOMO, por sus siglas en inglés), en el que la persona compara constantemente su situación con la de otros amigos y conocidos en las redes sociales y siente que se está perdiendo experiencias.

7/3/15

Riesgo de alcoholismo en universitarios 07-03-2015


Riesgo de alcoholismo en universitarios

De cada 10 estudiantes que ingresan al nivel bachillerato y licenciatura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), seis reportan haber consumido -a veces con moderación y otras en exceso- bebidas alcohólicas, de acuerdo con las últimas estadísticas realizadas por la Dirección de Servicios Médicos de la máxima casa de estudios.
De esta última cifra, sólo 2% llegan a presentar problemas de alcoholismo.

Marcela González de Cosío Ortiz, subdirectora en Investigación y Desarrollo Humano de esta dirección, reveló lo anterior y dijo que es importante retardar el consumo del alcohol entre los jóvenes que ingresan a la Universidad.

De ahí, comentó, la puesta en marcha de diversos programas enfocados a la prevención y al cuidado de la salud para los estudiantes de nivel medio y superior.

"El consumo de alcohol en las personas se vuelve más moderado cuando éstas son más grandes", precisó la investigadora.

De acuerdo con el Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic), un bebedor moderado es una persona que toma hasta tres copas por ocasión y siempre en situaciones sociales, sin llegar a la embriaguez; no tiene problemas por su forma de beber.

En cambio, un bebedor excesivo es una persona que cuando toma consume una cantidad de alcohol que con frecuencia llega a la embriaguez y le ocasiona problemas, individuales, familiares, escolares, laborales o sociales.

Durante su participación en el seminario Enfoques sobre el consumo de bebidas alcohólicas en la UNAM, realizado por la Fundación de Investigaciones Sociales AC, Marcela González señaló que lo importante es evitar que los jóvenes presenten problemas con su manera de beber, pues corren el riesgo de que a edades adultas y en plena etapa productiva padezcan enfermedades como la cirrosis hepática, cardiopatías o estén expuestos a accidentes de tránsito, que los conlleven a una discapacidad o incluso hasta la muerte.

"Lamentablemente, a pesar de que ese joven tiene la oportunidad de tener acceso a la educación media y superior, quizá muchos de ellos sean brillantes y sacan altas calificaciones, aún no son muy conscientes de la importancia del autocuidado de la salud", expuso.

Y agregó: "Ese profesionista tendrá un doctorado, sabrá mucho de humanidades, pero su esperanza de vida se verá reducida porque tiene cirrosis".

La especialista comentó que los servicios médicos de la UNAM se han reorientado a los aspectos preventivos dirigidos a la comunidad universitaria, pero principalmente a la que se encuentra en el bachillerato.

"Es en esta etapa -explicó- dónde más se nos cae la mayor cantidad de comportamientos saludables de los estudiantes".

Llegan de la secundaria al bachillerato, reconoció, y traen comportamientos saludables en su estilo de vida porque todavía tienen muchos controles en casa.

Sin embargo, agregó, cuando llegan al nivel escolar medio superior, ya empiezan a permanecer más tiempo en la escuela y comienzan a convivir más con sus pares.

Sobre las estadísticas en el consumo de alcohol entre los estudiantes, la subdirectora en Investigación y Desarrollo Humano de los Servicios Médicos de la UNAM informó que por cada generación de ingreso -ya sea al nivel medio superior y superior- a esta institución educativa, 60% de los alumnos están en riesgo por el consumo de alcohol y 50% por el consumo de tabaco.

La especialista aclaró que de esta población sólo 2% tienen ya problemas de alcoholismo.

"Es decir, reportaron haber consumido cuatro copas o más por ocasión, por lo que son considerados como población vulnerable y de riesgo", expuso.

Durante este seminario, también se presentó una encuesta de la Facultad de Medicina, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la UNAM, que establece que los lugares preferidos de consumo de alcohol por parte de la población estudiantil son principalmente las fiestas, sus casas, restaurantes y bares, así como lugares públicos.

De igual forma, las bebidas que más consumen los estudiantes son las cervezas, los destilados, vino ligero, vinos de mesa y otros.


De cada 10 estudiantes que ingresan al nivel bachillerato y licenciatura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), seis reportan haber consumido -a veces con moderación y otras en exceso- bebidas alcohólicas, de acuerdo con las últimas estadísticas realizadas por la Dirección de Servicios Médicos de la máxima casa de estudios.
De esta última cifra, sólo 2% llegan a presentar problemas de alcoholismo.

Marcela González de Cosío Ortiz, subdirectora en Investigación y Desarrollo Humano de esta dirección, reveló lo anterior y dijo que es importante retardar el consumo del alcohol entre los jóvenes que ingresan a la Universidad.

De ahí, comentó, la puesta en marcha de diversos programas enfocados a la prevención y al cuidado de la salud para los estudiantes de nivel medio y superior.

"El consumo de alcohol en las personas se vuelve más moderado cuando éstas son más grandes", precisó la investigadora.

De acuerdo con el Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic), un bebedor moderado es una persona que toma hasta tres copas por ocasión y siempre en situaciones sociales, sin llegar a la embriaguez; no tiene problemas por su forma de beber.

En cambio, un bebedor excesivo es una persona que cuando toma consume una cantidad de alcohol que con frecuencia llega a la embriaguez y le ocasiona problemas, individuales, familiares, escolares, laborales o sociales.

Durante su participación en el seminario Enfoques sobre el consumo de bebidas alcohólicas en la UNAM, realizado por la Fundación de Investigaciones Sociales AC, Marcela González señaló que lo importante es evitar que los jóvenes presenten problemas con su manera de beber, pues corren el riesgo de que a edades adultas y en plena etapa productiva padezcan enfermedades como la cirrosis hepática, cardiopatías o estén expuestos a accidentes de tránsito, que los conlleven a una discapacidad o incluso hasta la muerte.

"Lamentablemente, a pesar de que ese joven tiene la oportunidad de tener acceso a la educación media y superior, quizá muchos de ellos sean brillantes y sacan altas calificaciones, aún no son muy conscientes de la importancia del autocuidado de la salud", expuso.

Y agregó: "Ese profesionista tendrá un doctorado, sabrá mucho de humanidades, pero su esperanza de vida se verá reducida porque tiene cirrosis".

La especialista comentó que los servicios médicos de la UNAM se han reorientado a los aspectos preventivos dirigidos a la comunidad universitaria, pero principalmente a la que se encuentra en el bachillerato.

"Es en esta etapa -explicó- dónde más se nos cae la mayor cantidad de comportamientos saludables de los estudiantes".

Llegan de la secundaria al bachillerato, reconoció, y traen comportamientos saludables en su estilo de vida porque todavía tienen muchos controles en casa.

Sin embargo, agregó, cuando llegan al nivel escolar medio superior, ya empiezan a permanecer más tiempo en la escuela y comienzan a convivir más con sus pares.

Sobre las estadísticas en el consumo de alcohol entre los estudiantes, la subdirectora en Investigación y Desarrollo Humano de los Servicios Médicos de la UNAM informó que por cada generación de ingreso -ya sea al nivel medio superior y superior- a esta institución educativa, 60% de los alumnos están en riesgo por el consumo de alcohol y 50% por el consumo de tabaco.

La especialista aclaró que de esta población sólo 2% tienen ya problemas de alcoholismo.

"Es decir, reportaron haber consumido cuatro copas o más por ocasión, por lo que son considerados como población vulnerable y de riesgo", expuso.

Durante este seminario, también se presentó una encuesta de la Facultad de Medicina, del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la UNAM, que establece que los lugares preferidos de consumo de alcohol por parte de la población estudiantil son principalmente las fiestas, sus casas, restaurantes y bares, así como lugares públicos.

De igual forma, las bebidas que más consumen los estudiantes son las cervezas, los destilados, vino ligero, vinos de mesa y otros.
 

5/3/15

Una de cada 25 muertes se deben al consumo de alcohol 05-03-15

 
Una de cada 25 muertes se deben al consumo de alcohol

 
En todo el mundo, una de cada 25 muertes y el 5 por ciento de los años vividos con discapacidad son atribuibles al consumo de alcohol, según un estudio del Centro de Adicción y Salud Mental en Toronto (Canadá) que se publica en la revista 'The Lancet'.

Los autores, dirigidos por Jürgen Rehm, descubrieron que globalmente, de media, el consumo de alcohol es equivalente a los 6,2 litros de etanol puro al año o a alrededor de 12 unidades por persona a la semana teniendo en cuenta que una unidad son 10 mililitros de etanol. En Europa, el dato es superior, alcanzando los 11,9 litros de etanol por persona por año o 21,5 unidades por semana. En Norteamérica estos datos son de 9,4 litros/18 unidades.

Según los investigadores, en todas las regiones del mundo, los hombres consumen más alcohol que las mujeres, aunque la tasa varía, ya que las mujeres de países con ingresos altos consumen más que las de los países pobres. Los autores han tenido en cuenta para la interpretación de estos datos que el 45 por ciento de los hombres y el 66 por ciento de las mujeres en la población mundial no beben alcohol, la mayoría nunca en su vida.

En 2004 el 3,8 por ciento de todas las muertes que se produjeron a nivel global, aproximadamente 1 de cada 25, eran atribuibles al alcohol. De ellas el 6,3 por ciento se produjeron en hombres y el 1,8 por ciento en mujeres. Los hombres bebían mucho más y de una vez.

La mayoría de las muertes causadas por el alcohol se debían a heridas, cáncer, enfermedad cardiovascular y cirrosis hepática. De forma global, las muertes atribuibles a la bebida han aumentado desde el año 2000 principalmente debido al aumento en el número de mujeres que beben alcohol. En las personas de menos de 60 años, la proporción era superior al 5,3 por ciento entre quienes tomaban alcohol.

Según los autores, Europa tenía la mayor proporción de mortalidad asociada al alcohol, con 1 de cada 10 muertes atribuibles. En Europa, los países de la antigua Unión Soviética tenían la proporción más elevada con una de cada siete muertes o del 15 por ciento de la mortalidad. En relación al volumen de alcohol consumido por persona, las tasas de mortalidad atribuibles a la bebida fueron superiores en los países en desarrollo, en especial en Asia suroriental. En términos globales, las tasas de mortalidad en hombres eran cinco veces superiores a las de las mujeres.

En contraste con otros factores de riesgo tradicionales como la presión sanguínea elevada o el colesterol, la enfermedad atribuible al alcohol recae más en las personas más jóvenes que en las de mayor edad. De todos los años vividos con discapacidad que pueden ser consecuencia del alcohol, el 34 por por ciento los padecían personas de entre 15 y 29 años, el 31 por ciento aquellas entre los 30 y los 44 años y el 22 por ciento de las que tienen entre 45 y 59 años.

Según los investigadores, de forma global, el efecto del alcohol sobre la carga de enfermedad es de alrededor del mismo tamaño que el del tabaquismo en el año 2000, pero es superior en los países en desarrollo. Los autores añaden que este descubrimiento no sorprende ya que el consumo global está aumentando, sobre todo en los países más poblados como India y China.